¿Fue Helm Mano de Hierro un Nâzgul?

La respuesta corta es no, Helm Mano de Hierro no fue un espectro del anillo de acuerdo con la narrativa original de Tolkien.

Helm, conocido como Helm Mano de Hierro (Helm Hammerhand en el original), asumió el trono de Rohan tras la muerte de su padre Gram en el año 2741 de la Tercera Edad. Durante su reinado, combatió la creciente amenaza de los Dunlendinos, un pueblo que había capturado la fortaleza de Isengard y realizado incursiones en las tierras de Rohan. Este conflicto se intensificó cuando Freca, un hombre de influencia que reclamaba descender de los reyes de Rohan pero con fuertes vínculos con los Dunlendinos, propuso la unión matrimonial de su hijo Wulf con la hija de Helm. Tras un intercambio de insultos, Helm acabó matando a Freca de un puñetazo, lo que posiblemente le valió su sobrenombre de Mano de Hierro.

mapa de la tierra media centrado en la región de Rohan, Isengard y el abismo de helm
Rohan

Detalle del mapa de la Tierra Media del libro Arda, un viaje ilustrado por los Reinos de Tolkien

Bajo el mando de Wulf, los hombres de Freca y los Dunlendinos lanzaron un ataque a gran escala contra Rohan, obligando a Helm a retirarse a la fortaleza de Cuernavilla (en El Abismo de Helm) durante el desolador período conocido como el Largo Invierno, Helm Mano de Hierro se convirtió en el bastión inquebrantable de Rohan, defendiendo la fortaleza contra las implacables fuerzas de los Dunlendinos. En medio de la incesante tormenta de nieve y la cruel mordedura del frío, su figura se alzaba majestuosa, envuelta en blancos ropajes que se mezclaban con el paisaje invernal, haciéndolo parecer una aparición espectral. Su presencia era tan imponente y terrorífica como la de un trol de las nieves (si esta especie existe o no en el Legendarium de Tolkien no está claro, ya que la única mención que se hace a estos posibles seres es en esta descripción de Helm), cazando y abatiendo a sus enemigos con la brutal fuerza de sus propias manos. La pérdida de sus hijos, Haleth y Háma, en este cruento conflicto, le sumió en un profundo dolor, dejando su semblante marcado por el sufrimiento y la inanición. A pesar de su estado debilitado, cada vez que el sonido de su gran cuerno de guerra resonaba a través de las montañas, infundía un miedo que encogía el corazón de los Dunlendinos.

En una de sus incursiones nocturnas, el destino final de Helm se selló trágicamente. Se cree que pereció a causa del hambre y el frío extremo, su cuerpo fue hallado erguido y congelado en la nieve, como si aún estuviera desafiando a sus enemigos más allá de su muerte.

Helm fue sucedido por su sobrino Fréaláf Hildeson, quien finalmente repelió a los Dunlendinos y retomó Isengard.

herl mano de hierro de espaldas durante el largo invierno

Por otro lado, en la interpretación del videojuego «La Tierra Media: Sombras de Guerra», la historia de Helm toma un giro dramático y oscuro. Tras ser mortalmente herido en una emboscada liderada por los hombres de Wulf, donde también fue secuestrada su hija, Helm recibe un anillo de los forjadores Sauron y Celebrimbor, transformándose en un Nazgûl. Después de recuperarse de sus heridas, Helm, consumido por una ira ciega, lidera un grupo de hombres en busca de Wulf.

En un trágico giro del destino, durante el enfrentamiento, Helm golpea accidentalmente a su propia hija, causándole la muerte. Este doloroso incidente lo sumerge en una furia aún más profunda, llevándolo a masacrar a todos los presentes, incluyendo a sus propias tropas que intentaban calmarlo.

Armado con un enorme martillo, diferente al que se describe en los libros de Tolkien, Helm en el juego se muestra como un guerrero implacable y atormentado. Esta versión del personaje, que se aleja de la narrativa original, coloca a Helm en el final de la Segunda Edad, ajustándose así a la línea temporal del juego. Más adelante, su imponente martillo pasa a manos de Talion, quien también se une a los nueve Nazgûl.

¡Si te ha gustado compártelo!

En el legendarium de Tolkien no existe una obra que abarque todos los sucesos, personajes y lugares importantes de la Segunda Edad. En esta obra, dos expertos en Tolkien —el investigador y traductor Martin Simonson y el novelista y divulgador Bernard Torelló (también conocido como Kai47)— unen sus fuerzas para explicar la Edad entera en una sola obra.